CONVENTO DE SANTA CLARA-MUSEO DE PEDRO I


Convento fundado a mediados del siglo XIV por María de Padilla, privada del rey Pedro I. De esta época puede contemplarse la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles (sencillo templo de estilo gótico-mudéjar en el que destaca su artesonado y el retablo mayor renacentista con pinturas atribuidas a Juan de Villoldo), alguna de las estancias del monasterio (distribuidas en torno a un  patio porticado de estilo castellano y de las que aún se conservan bellas portadas con yeserías mudéjares) y el palacio de Pedro I (con elegante fachada de formas islámicas y salas adornadas con alfarjes y yeserías).

El monasterio protegía sus dependencias y su barrio de La Puebla (donde habitaban treinta vecinos sobre los que ejercía el señorío la abadesa) con una cerca que se adosaba a las murallas de la villa. En ella se abrió la desaparecida Puerta de Santa Clara, protegida por un torreón almenado que aún puede contemplarse junto al palacio de Pedro I.

En la segunda mitad del siglo XV, la familia Tovar-Enríquez, señores de Astudillo, patrocina la construcción de un claustro junto a la iglesia del monasterio. Este espacio ha sido reconstruido recientemente pero en él aún pueden contemplarse restos del primitivo artesonado y las yeserías que adornaban la sala capitular. También a fines del siglo XV el panteón de María de Padilla (situado en el coro de la iglesia conventual) se adornará con yeserías de estilo gótico-mudéjar.
  
El convento de Santa Clara-Palacio de Pedro I está declarado Monumento Histórico Artístico y parte de las estancias del palacio se han acondicionado como museo. En ellas se expone una interesante colección de obras mudéjares (alfarjes policromados, yeserías, arcones), orfebrería religiosa, pinturas y esculturas de los siglos XIV-XVIII, ornamentos litúrgicos y más de doscientos belenes.